Poesía

En vez

En vez es una serie de collages que hice durante el confinamiento estricto en Barcelona. Diez de ellos serán próximamente publicados en la revista Thesis Eleven. Aquí van algunos ejemplos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando se anunció el confinamiento estricto en Barcelona, donde vivo, estaba acabando un texto sobre mi tío – joven inmigrante del norte de Grecia – que murió en Tasmania en 1956. Debido al silencio absoluto sobre esa muerte en mi familia, me ha resultado difícil escribir este texto; en cierta manera, al coincidir con el final de esa escritura, el cambio radical de la situación social a mi alrededor fue bienvenido. Pero pronto, me encontré en una situación donde las palabras fallaron del todo y no la percibí como alivio. Me sucedió no sólo con mis palabras sino con las palabras de otros que encontré online. Me parecieron sin sentido, pomposas y gastadas.

 

Sin embargo, imágenes y sueños empezaron a ocupar un sitio cada vez más insistente en mi cabeza. Después de un tiempo registrando mis sueños que reescribía para poder publicarlos, empecé a hacer collages con imágenes sacadas del suplemento dominical del periódico que suelo leer, y que continué comprando en papel durante el confinamiento: me fijé como regla que usaría solamente este material. Las imágenes que más me impresionaron eran las de la ciudades desertas y de la supuesta vuelta de los animales y las del personal hospitalario haciendo su trabajo.

 

En Thesis Eleven presentaré diez collages, de una serie de cuarenta, que tratan de esos dos temas metafóricamente, es decir, desplazando humanos, animales y cosas de su contexto. Encontré que ese movimiento ponía más luz sobre las emociones que la situación extraordinaria despertó igual que sobre la absurdidad de algunos discursos, como el omnipresente lenguaje de guerra y el descubrimiento sorprendido de que la grande mayoría mal pagada de trabajadores de cuidado médico son mujeres.

 

Aquí un par más:

y una última, de una nueva serie:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

las strelitzias de la camisa de James Ellroy en vez de los helicópteros en esa publicidad

>